1 may. 2007

Vértigo

A punto de que el tigre clavara sus enormes colmillos en su pierna, para arrancarle un enorme pedazo, el discípulo sintió que la mano del maestro tocaba su hombro. Una voz modulada, elegante y pausada lo sacó abruptamente del mundo onírico con la orden de que despertáse.

Aun somnoliento, el discípulo preguntó al maestro por qué le había despertado tan de madrugada. El maestro respondió:

-Te he despertado porque es preciso que aprendas esto que a continuación voy a decirte. Es una suerte de revelación que me ha venido de subito a la mente mientras intentaba dormir.-

-Maestro, sea lo que sea, seguro podrá decirmelo mañana, a la luz del día cuando mi espíritu se encuentre totalmente despierto- reviró el discípulo con un ligero tono de reproche en la voz. Sin embargo el maestro le atajó la sugerencia con un movimiento de la mano derecha, y dijo:

-Escucha esto: la muerte es el vértigo que nunca se vuelve a vivir.-
Con una expresión de sorpresa y enojo en el rostro, el discípulo inquirió:

-¿Y para escuchar esa mamada me ha despertado?-

1 comentario:

Maquiavélica dijo...

wowoww entonces cuando estemos uertos simplemente hay q disfrutarlo¡¡¡como cada etapa de la vida o no???
bonito miercoles
besitos maquiavèlicos