21 feb. 2010

Terapia: ay que intentarlo

Como los frentes fríos, mi episodio depresivo ya va de salida y pienso que mi falta de inspiración es más bien falta de práctica; de modo que mi terapia de rehabilitación consistirá en intentar escribir por lo menos dos o tres veces a la semana, así sea sólo para que, muy al estilo "querido diario", relate aquí cómo estuvo mi día.

Y a propósito de la mecánica cuántica, pienso que el éxito que ha tenido el tiwtter se debe por una parte al aspiracionismo de quienes se compran o rentan un smart phone para presumirle a sus amigos que tienen el dinero suficiente para traer más de 700 u 800 dólares en la mano (y el messenger y el tiwtter on line todo el día); pero por la otra y principalmente, a la pereza que produce el pensar en una extensión mayor a 140 carácteres. Esa red social simplemente fomenta la falta de inspiración y el "murmullismo" que al final terminará por configurar comunidades y comunicaciones de slogans. y por tanto, carentes de toda profundidad.

En fin, que por ahora ha sido mucho ejercicio terapéutico, pero ya he comenzado. Espero que poco a poco se comiencen a observar los resultados.

Un saludo para los incondicionales; los tengo en alta estima. Y pues creo que ya va siendo tiempo de que nos encontremos algún fin de semana para tomarnos un café y echar chisme en vivo y en directo; ¿no lo creen?

No hay comentarios.: