4 dic. 2007

La Farsa Internacional del Libro

Este es un texto de Fernando Escalante Gonzalbo, a propósito de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, que apareció hoy en el diario que acostumbro.

Lo reproduzco aquí porque apunta en buena medida a la crítica que pretendo formular en la segunda parte de mi texto
Contra los ídolos, a los íconos de la cultura creada por el capitalismo cultural, que con todo y la suspicacia que pueda generar, es una realidad plenamente perceptible.


La Farsa Internacional del Libro

A primera vista, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara resulta antipática porque es una gigantesca farsa. Cientos de editoriales, cientos de miles de títulos, docenas de escritores, premios, crónicas en prensa, radio y televisión, en un país con un sistema de bibliotecas miserable, donde la mayoría de la población nunca aprendió a leer con fluidez, donde ha desaparecido en una década la mitad de las librerías, donde a duras penas sobrevive una industria editorial pequeña, periférica, básicamente escolar y subsidiada. El espectáculo es tan aparatoso, tan obviamente vacío que llama la atención. La grandilocuencia con que se festeja la feria corre pareja con la desaparición de la cultura del libro, y no por casualidad.

Leo los artículos y reportajes de estos días pasados: corresponden casi todos no a la sección de cultura, sino a la de sociales. En todos hay una retahíla de nombres, celebridades paseando, comiendo, grandes autores que se encuentran, felices. Y uno casi siente la misma alegría. En la televisión es peor. Dos o tres escritores famosos repiten trivialidades en un diálogo incoherente; interminables tres minutos de nada, al cabo de los cuales el locutor exclama: ¡Qué delicia de conversación! ¡Qué maravilla poder asistir al diálogo de las luminarias de la literatura en México! Y el público —supongo— cae en la cuenta de que es deliciosa, una maravilla, esa intimidad con el genio.

La feria tiene su utilidad para el negocio de los libros, pero es mucho más importante el espectáculo: una vez al año todos, del Presidente abajo, pueden lucir su cultura con sólo pasearse por Guadalajara, decir alguna vaguedad sobre los libros y tomarse una foto junto a Carlos Fuentes o Gabriel García Márquez. Es muy tentador para quien no ha leído un libro en su vida ni piensa leerlo.

Hay todavía un valor simbólico de la cultura y los libros que vagamente se asocia con la posición social. Nuestras élites necesitan todavía exhibir una especial familiaridad con la cultura, necesitan hacer ostentación de su refinamiento y presumir de sus lecturas. Pero no leen. Los medios de comunicación también tienen que dignificar un poco su imagen, los periodistas y locutores tienen que acreditar su autoridad difundiendo cultura, pero ni saben ni pueden. La Feria de Guadalajara resuelve el problema: con los libros integrados a la industria del espectáculo, a través de los grandes grupos editoriales, la gran cultura se reduce a una serie de nombres de celebridades que tenemos hasta en la sopa y que son geniales de antemano. Tanto que basta el aura de su presencia. Cualquiera se siente más sabio si puede cenar con Pérez-Reverte, saludar a Elena Poniatowska, hablarles de tú a Gabo y Héctor y Enrique, o al menos tocar a Carlos Monsiváis.

El baile de las celebridades es tanto más importante cuanto menos se lee. Es decir que la Feria de Guadalajara tiene asegurado un porvenir cada vez más espectacular. Y mejor nos olvidamos de los libros. De leerlos, quiero decir: ya no hace falta.
Fernando Escalante Gonzalbo. Milenio, 04/XII/07.

3 comentarios:

M.S dijo...

¡Qué buena crítica! Doctor, después de haber leído este implacable texto de Escalante, espero con ansiedad la segunda parte de su texto ése, "contra los ídolos".

Ya puedo adivinar por dónde irá su crítica. Sobretodo por aquello de la hegemonía que sintetizó muy bien en su primer texto. Había olvidado que usted es gramsciano...

Aprovecho de una vez para recordarle que nos veremos el jueves en mi madriguera, para ver el partido.

Ya sabe lo que le toca llevar.

¡Vamos Scocco!

CresceNet dijo...

Oi, achei seu blog pelo google está bem interessante gostei desse post. Gostaria de falar sobre o CresceNet. O CresceNet é um provedor de internet discada que remunera seus usuários pelo tempo conectado. Exatamente isso que você leu, estão pagando para você conectar. O provedor paga 20 centavos por hora de conexão discada com ligação local para mais de 2100 cidades do Brasil. O CresceNet tem um acelerador de conexão, que deixa sua conexão até 10 vezes mais rápida. Quem utiliza banda larga pode lucrar também, basta se cadastrar no CresceNet e quando for dormir conectar por discada, é possível pagar a ADSL só com o dinheiro da discada. Nos horários de minuto único o gasto com telefone é mínimo e a remuneração do CresceNet generosa. Se você quiser linkar o Cresce.Net(www.provedorcrescenet.com) no seu blog eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. If is possible add the CresceNet(www.provedorcrescenet.com) in your blogroll, I thank. Good bye friend.

Luis dijo...

Pues no estoy muy de acuerdo...conocer al autor de un libro que me ha emocionado es algo enriquecedor, bonito, tierno... como conocer al autor de un blog que leo habitualmente. ¿Qué hay de malo en ello? Todo el circo mediático en torno al libro sobra, estoy de acuerdo pero no se debe culpar al todo por la parte.
Un saludo.
El mundo no está tan perdido compañero!!!