15 ene. 2008

One day, one room

Definitivamente tenía que escribir este post, aunque para hacerlo me haya tardado más tiempo del usual.

El motivo es el episodio de la tercera temporada de "Dr. House", que recién he visto en Universal Channel.
Aunque he procurado ver todos los episodios de la serie, las ocasiones en que he llegado tarde a casa me han impedido ver algunos tan buenos como el que vi hoy.
"One day, one room" estuvo genial, espectacular, deslumbrante y muy ilustrativo respecto al debate contemporáneo de temas tan importantes como la vida, Dios, la eternidad, la verdad y la confianza.
Se trata de un episodio en el cual el Dr. House tiene que atender a una chica que ha sido violada y que se empeña en hablar solamente con él, lo cual es si mismo algo sorprendente, considerando el abominable carácter de House.
Las escenas, los diálogos son realmente brillantes y, sin temor a exagerar, bien podrían ser objetos de estudio para auténticas tesis de doctorado en filosofía, teología y sociología. Claro, siempre y cuando los candidatos a doctores en filosofía, teología y sociología, dejaran de desdeñar el mundo ordinario y sus productos culturales, entre ellos, series de televisión como la de este corrosivo pero deslumbrante Doctor.
El diálogo que sostiene House con la chica violada en la banca de un parque, a la orilla de un lago, es un claro indicativo del debate ético y epistemológico que hoy tiene ocupados a los pensadores de primera línea. Es incluso una ilustración del debate y las tensiones que surgen de la complicada relación entre la visión científica, instrumental y pragmática de la realidad, por una parte, y por la otra, aquella perspectiva humanista que busca un sentido, un fundamento, una causa última que otorgue significado a la existencia y a las acciones humanas.
Por una parte, la necesidad de creer, de preguntar por la verdad, aun a riesgo de saber que ésta puede no existir o puede resultar diferente a la idea preconcebida, y por la otra el agnosticismo, la decepción y el borde al precipicio del nihilismo, que inevitablemente conduce a la inmovilidad.
Sin duda fue un excelente capítulo y creo que nada por ése valdrá la pena comprar la temporada completa... claro, en algún puesto pirata.

5 comentarios:

MAEL dijo...

no ví ese capítulo!!!!
uff!!! cuando uno tiene obligaciones...
Dr. house? que le puedo decir, si hay alguien que me sorprende y enamora con sus análisis, su perspicacia, su obstinación y arrogancia, ese es Dr. House, no importa que tenga el corazón más amargo que la hiel, es solo porque no me ha conocido!!
oiga, y no cree que podría ayudarle con sus dedos?
cuidese! saludos y hasta pronto

Luis dijo...

Al final las discusiones siempre son las mismas pero como la vida es tan corta, las personas que las sostienen son distintas y creen que inventan algo pero...nada nuevo bajo el sol...

Mouse dijo...

Uno de los mejores capítulos de esta temporada sin dudad. Admito que lo he visto en repetidas ocasiones, ya que los temas obligan a la reflexión y por haber vivido un caso parecido en el que alguien me eligió a mí, y al cual este episodio arroja luz para mi entendimiento.
El programa aborda este conflicto con agudeza, ya que las dos formas (la de House y la de la chica) de enfrentarlo tienen sus aciertos y sus olvidos.
Incomprensibles las tonterías del comentario anterior (Luis) y menos concuerdo con la "frase calcomanía" de... nada nuevo bajo el sol...
Después de casi un año... a seguir disfrutando de nuevos episodios.

Anónimo dijo...

Este capítulo es buenísimo y además es uno de los más vistos de la serie; Sin embargo, desde hace un tiempo Universal se ha "brincado" este capítulo cada vez que se transmite la tercera tempoorada en latinoamérica. Huele a censura por parte de grupos religiosos anti-aborto.

bedorlan dijo...

Un excelente capítulo! no me lo pude ver solo una vez :)