6 may. 2008

Más hasta por allá del puente

Sobreviví al megapuente del Día del Trabajo-5 de Mayo; aunque no sin contratiempos.

Ayer que regresaba de Tuxpan, Veracruz, me tocó padecer un súper retraso de ¡4 horas! en la carretera México-Poza Rica, a causa de la volcadura de un trailer de doble remolque.

Fue un tedio espantoso tener que esperar tanto tiempo en una fila kilométrica de autos, camiones y autobuses, mientras se realizaban las maniobras de remoción del trailer y el contenido de uno de los contenedores, que se desparramó por toda la carretera.

Es bien interesante todo lo que se puede hacer en cuatro horas de ocio, varado en una carretera sinuosa, rodeada de una tupida vegetación serrana que incluye altísimas ceibas, plantas de café prácticamente sostenidas por el aire y platanales pendiendo de peñas casi verticales.

En los primeros 30 minutos platiqué con el conductor de un trailer que transportaba gas a Tulancingo, en Hidalgo. Luego, en acto de total agandalle carretero, recorrí en doble fila casi un kilómetro más adelante para estacionarme en el espacio que habían dejado de autobuses de pasajeros que iban hacia la Central de Autobuses del Norte. Como los conductores de ambos vehículos me miraron medio feo por haberme recorrido en doble fila, decidí quedarme dentro del auto a planear las actividades de la semana, y de paso esbozar las sandeces que habré de publicar en este espacio tan anónimo como vilipendiado.

Recordé que liccarpilago me pidió mi opinión acerca del futuro del movimiento social del ex candidato presidencial del PRD, don Andrés Manuel López Obrador.

Para que no se me olvidarán los puntos que intentaré abordar en mi texto, los apunté de una buena vez. Aunque aún no sé cuando me sentaré a escribir ése post en particular.

Luego de esto, que me llevó cosa de hora y media, me puse a platicar con algunos de los pasajeros de uno de los autobuses. Resulta que uno de ellos es casi mi vecino, pues vive en la colonia que está frente a la mía, en Coyoacán.

Para cuando esto sucedió ya había comenzado a oscurecer, y entonces comencé a hablar con una chica que es originaria de Tampico, Tamaulipas, pero estudia Psicología en la Universidad Iberoamericana, y a pesar de ello es de trato afable.

Aunque debo confesar que me gustó platicar con ella, la penumbra que envolvió nuestros ojos (¡ah qué bonito quedó esto!) me impidió saber qué tanta relación guardaba la coherencia de su conversación con la imagen que mis confundidas pupilas alcanzaban a adivinar entre la oscuridad rampante.

Y como no quería verme muy canino, pues no le pedí su número de teléfono, ni su dirección de correo electrónico, ni nada que me permitiera seguir en comunicación con ella. Además de que una cuestión de lealtad afectiva me lo impidió…

Como sea, esto ya parece una versión testosteronesca del “querido diario”. Así que ya, basta. Sólo quería dar una señal de vida después de haber posteado el videín de Pamela Chu, que está bien mamila, pero divertido.

Gracias a todos los 35 visitantes diarios, que según el contador que recién instalé, vienen a leer las barrabasadas que se me ocurren.


P.S Es verdad, doy bandazos extremos. Un día escribo sobre la metafísica de la fe, y otro día lo hago acerca de las nuevas toallas sanitarias con alitas ultraabsorbentes…

2 comentarios:

elisa dijo...

En la diversidad de los temas que publicas, radica la afluencia de cibernautas a este blog.
A mí me gusta porque lo mismo hablas de cosas serias, como de cosas chuscas o asuntos no tan importantes.
¡Qué tengas una excelente semana!
Elisa.

LicCARPILAGO dijo...

post transmutado de una mente ociosa (y perruna) enmedio de la carretera al blog.

solo falto el tema de la inmortalidad del cangrejo.

jejeje

Saludos

PD: asioso espero esos comentarios de AMLO.