14 jul. 2008

Resaca

¿Por qué Dios, el Destino, la Fatalidad o cualquier otra entidad supranatural que sea del agrado y la fe de quienes aquí me leen, tuvo que hacernos la vida tormentosa?

Quiero decir, ¿por qué no podemos disfrutar plenamente de las experiencias placenteras sin que, una vez pasado su efecto, sobrevengan consecuencias negativas o perjudiciales?

Por ejemplo, si comemos en exceso sobreviene la indigestion; si fornicamos en exceso sobreviene el cansancio (y, dicen, no me consta porque soy casto y puro, una irritación de los mil demonios en salva sea la parte) y si bebemos en exceso sobreviene una resaca de ésas que en la jerga albañilesca se conoce como "cruda panteonera".

Esto lo escribo porque el primo del hermano del amigo del papá de mi vecino, creyendo el muy idiota que su constitución física era de hule, se puso una borrachera de tres días que comenzó la noche del jueves de la semana pasada y terminó apenas ayer domingo con la canalización intravenosa de una solución salina, para rehidratarlo y rescatarlo del borde del precipicio de la congestión etílica.
Y todavía hoy, a las horas en que esto escribo, padece un terrible dolor de cabeza, una temblorina peor que la de un enfermo de Parkinson y una sensación de desequilibrio y mareo que lo obligan a realizar movimiento corporales muy lentos.
De hecho es tal el malestar que padece, que creo que habré de solidarizarme con él y terminar hasta aquí este post, que es sólo una señal de vida... quizá la última, porque me voy a Sinaloa.
P.S Si no regreso puede ser por uno de los siguientes motivos: 1) Me caso con una culichi guapota y malhablada; o, 2) Me ligo sin saber a la novia de algún nacotraficante y en represalia éste me manda a ajusticiar con unos 60 tiros en el cuerpo y uno de advertencia en la cabeza.

4 comentarios:

elisa dijo...

Seguramente el primo del hermano del amigo del papá de tu vecino, tenía razones de sobra para ponerse esa mega guarapeta ¿no? Ojalá con todo y la resaca, haya valido la pena.
Si tu destino es quedarte en Sinaloa y en una de esas hasta ingresas a algún cartel, no te olvides de este sitio virtual, quien quita y hasta cambia de tema y lo conviertes en el diario de un neo narcotraficante.
Saludos y un gusto leerte.

M.S dijo...

Suerte Doctor. Y no se preocupe, que le rezaré a Jesús Malverde para que no le pase nada.

Cuando escribió eso de la "culichi guapota y malhablada", no será que estaba pensado en su amiga Carolina. Es que se me hace bien raro que usted vaya por allá por segunda vez en menos de un año. Lo digo porque usted mismo ha dicho que alejarse de un radio de no se cuántos kilómetros del DF le produce salpullido.

Como sea, espero que nos mantenga informados acerca de las impresiones que le genere su visita a Sinaloa.

Cuídese; y mucho. Recuerde que usted es la joven promesa del análisis político.

M.S

LicCARPILAGO dijo...

la felicidad de la warapeta es inversamente proporcional a la infelicidad de la cruda cosa que ya habia investigado el desaparecido y siempre recordado Isaac Newton: Toda accion tiene una reaccion y bla, bla, bla...

a mi se me hace que va a hacer proselitismo a las tierras sinaloenses para recibir apoyo del narco y tener la victoria segura... que casualidad. jajaja

felices vacaciones.

★..Fanny..★ dijo...

Bueno, creo que por algo existe esa fracesita de "nada con exceso, todo con medida", no?
Muy a nuestro pesar, porque quien no quieres disfrutar a morir de los placeres de la vida? xD, pero ps tenemos que aprender a tomar todo dosificado, sin exceder jamás del límite