30 jul. 2010

Amar la trama

En el siempre escabroso tema del amor -cualquier cosa que eso signifique, exista o no- hay una enorme variedad de fobias y filias que intervienen en la configuración de distintos tipos de relaciones con un igualmente variado grado de intensidad y complejidad.



Así, hay quienes se sienten atraídos y llegan a amar a personas que sufren algún tipo de pena, porque lo que los mueve a quererlas es una especie de misión redentora o un nivel más básico, la simple lástima por su condición de miseria existencial. 


Hay otros más que aman la posibilidad de llegar a insertarse en un círculo social o apropiarse de un conjunto de hábitos y prácticas sociales que les conferirían cierto status y aceptación, que no conseguirían si sólo se relacionaran con personas de su misma condición; de ahí que suelan buscar como parejas a personas que les ofrezcan esa posibilidad. El caso más emblemático y común es de las chavitas bobitas que sólo tienen novios que tengan auto, preferentemente de modelo reciente. Se trata del aspiracionismo en su versión pura y dura.

Otros disfrutan el momento del rompimiento, encuentran satisfacción emocional en el desamor, el rechazo o la humillación.

Todas estas manifestaciones de lo que podríamos denominar como lo amoroso, se encuentran en la vida diaria y todos conocemos una historia con tales características; incluso me atrevería a decir que las hemos juzgado como negativas o malogradas cuando en realidad son relaciones que se ubican en los márgenes del estereotipo convencional que se resume en la clásica frase de “… y vivieron felices para siempre”, aunque en los hechos no sea así.

Pero de todas esas formas alternativas de generar afectos hacia otras personas o hacia uno mismo a través del otro, la que me interesa abordar aquí es aquella en la que lo que genera interés e ilusión es el proceso de cortejo, la interpretación de las señales y el flirteo.

Jorge Drexler, compositor, intérprete y médico uruguayo radicado en España, ha denominado a esa manifestación de lo amoroso como “amar la trama más que el desenlace”; incluso así nombró a su nuevo disco, que salió a la venta a finales de mayo de este año y es acerca de lo que realmente quiero escribir en esta entrada.

 
Jorge Drexler(n. Montevideo, 1964).

Se trata de una excelente producción grabada durante cuatro días y que cuenta con la participación de músicos e intérpretes muy importantes, como el jazzista norteamericano Ben Sidran, que hace el acompañamiento de órgano y segunda voz en “I don’t worry about a thing”, un clásico que Drexler revisita con unos estupendos arreglos.

 
Portada de "Amar la trama" (2010)

En este disco, a diferencia de los anteriores, es posible percibir un equilibrio entre el contenido de las letras de las canciones, que sin temor a exagerar tienen calidad literaria, la armonía de los arreglos y la estupenda ejecución de los músicos.

En cuanto a los estados de ánimo que puede producir el escucharlo, Drexler repite la fórmula de brincar de una atmósfera de nostalgia y melancolía ("Aquiles por su talón es Aquiles”, “En la soledad”) a otra de relajación y alegría (“Una canción me trajo hasta aquí”, “Las transeúntes”), como lo había hecho en discos anteriores.



Definitivamente se trata de una producción impecable, ampliamente recomendable y disfrutable, que con sus letras y sus arreglos nos mueve a sentirnos parte de un comercial veraniego de Coca Cola, en el que se camina bajo la lluvia sobre la acera de alguna calle de un barrio colonial, con los audífonos puestos escuchando “Amar la trama”, mientras se reflexiona que sí, que amamos más el esfuerzo que la recompensa, como dijo alguna vez Confucio (si hemos de creerle a Frederic Beigbeder). 



P.S. Probablemente el dramita que del que todavía soy protagonista por causa del rechazo de una muchachita ingrata, sea el pago de una de las múltiples facturas que tengo acumuladas por ser de las personas que suelen amar la trama más que el desenlace; de los que sienten más emoción durante la conquista -porque la ven como tal, es decir, como una batalla en la que lo importante es ganarse los afectos de alguien- que durante la victoria, que se traduciría en el sí con el que suele iniciar toda relación de noviazgo. 

3 comentarios:

usagui_dark dijo...

Es por esto, que contigo he aprendido una de las más grandes lecciones, "a tí, no hay que tomarte en serio" jajajaja

Malinata dijo...

Mi querido Vitochas, y hace tanto que no te nombraba con este apelativo que ya hasta me parece ajeno al portador.
Esto del amor es una trama digna de todo un guión y por supuesto, con su respectiva intervención musical con bailarinas emplumadas y bailarines amanerados, luces y sonido.
Y todo porque nos han hecho creer qué es lo que debe y no debe ser el amor.

Yo que soy más que una simple mortal sin mayores aspiraciones en la vida que hacer lo que se debe y ser feliz con lo que se tiene, te puedo afirmar y confirmar que aun ahora vivo enamorada sin el famoso y vivieron felices, bla bla bla.
Porque a final de cuentas ya ni vivimos, es más, ya ni nos compartimos, mucho menos convivimos pero hay personas que no encontramos en la vida por todas las carencias y necesidades que detallas, simplemente llegan y mueven cosas y dan confor y cuando te ves en su mirada sabes, al menos en mi caso, se que es él y nadie más a quien amo.
Pero también la conciencia entra en juego y todos te dicen que el amor apriciona, atrapa, hace propio al otro y si te vas me muero y si te quedas me mato y más etcéteras que dicen que confortan.
Yo creo que el amor sólo se da, se siente, huele, se paladea y se toca a la distancia pero no me preguntes más pórque sólo se que amo aunque mi objeto amatorio ya se encuentre a la distancia y mucha por cierto.
Amar es amar y nada que se le parezca y mucho menos todo esto que han dicho que es el amor de caricatura, telenovela y película de hollywood o como sea que se escriba.
Amor es compartirse y no esperar respuesta y cuando la respuesta llega, ya no es amor... ES LA DICHA PLENA!!!!

Lu Cis dijo...

el amor? el amor?
Qué cosas verdad? Drexler? ni hablar un maestro :) buscaré el cd :)
saludos..!