9 abr. 2007

Regreso a casa

Es irónico.
El descanso, esparcimiento y relajación que supuestamente disfrute en las vacaciones y que habría de ayudarme a regresar a las actividades cotidianas con nuevos bríos, se esfumó lentamente durante las cinco horas que me llevó regresar a la ciudad, y particularmente en las dos horas que me tomó avanzar hacia la caseta de cobro para entrar al D.F.
La tarde de ayer fue terrible, especialmente para quienes tuvimos que conducir en carreteras federales, porque además de que hubo muchísimo tráfico, también hubo muchos percances viales que aumentaron el nivel de precaución y la tensión de ir conduciendo el propio auto al mismo tiempo que cuidando los autos de los demás.
De hecho tuve una experiencia desagradable que por fortuna sólo quedó en eso cuando, ya en la tarde-noche, al ir circulando por el carril de alta velocidad, rebasé un auto que ni siquiera traía luces y cuyo irresponsable conductor al parecer iba ebrio, porque justo cuando lo rebasaba, dio un volantazo invadiendo el carril por el que yo circulaba, y estuvo a centrimetros de impactar la puerta trasera de lado derecho de mi auto. Considerando que yo iba rebasando a 100 km/h, calculo que ese auto iba a 90km/h, velocidad suficiente para que cualquier descuido pueda derivar en un percance de consecuencias mayores. Afortunadamente eso no sucedió.
Así que aquí estoy de regreso, tan estresado como fui, pero bien y dispuesto para continuar escribiendo sandeces en este espacio que casi nadie lee, salvo una chica que insiste en saber la dirección de mi correo electrónico. Si yo fuera ella desistiría porque ni soy buena onda, ni nada que se le parezca; al contrario, soy gruñon, arrogante, hipocondríaco, obsesivo-cumpulsivo y elitista. Todo un caso para el divan.
Saludos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

jajajaja, tienes razón a veces ya no si ni que es peor, si kedarte en la supusta "tranquilidad" de tu casa, o en su defecto salir según a desestresarte y regresar peor, pero bueno, pues yo salí al igual que tu, nadamas que mi regreso lo tuve el sábado por la tarde, para evitarme todo lo que tu sufriste el domingo, pero bueno la idea era salir a divertirnos y pasarla bien, con respecto a la niña que te pide tu correo, pues ni modo a fuerza ni los zapatos entran, y yo confirmo lo expuesto por ti, GRUÑON, IRÓNICO Y POCO SENSIBLE, jijiji, es broma, cuidate y seguiré leyendote. Besos
MARY JOSS