26 feb. 2008

Octavio Paz y las letras de oro


Octavio Paz, el único poeta mexicano ganador de un Premio Nobel de Literatura en 1990, fue siempre un protagonista de primera línea en la vida política e intelectual del país.

Con su obra, escrita en verso y en prosa, generó diversas opiniones y controversias. Se podía estar o no de acuerdo con él, pero por encima de todo, se le reconocía la lucidez y el valor con los que planteaba y defendía sus argumentos.

Luego de ser un aprendiz de comunista en sus años mozos, Paz por fin encontró su patria ideológica: el liberalismo. Fue un liberal convencido. Como tal, estuvo dispuesto en todo momento a defender el derecho a la expresión de todas las voces, incluso aquellas críticas de su obra.

En lo personal Paz me cae muy mal. Detesto su poesía tan críptica y sus ensayos tan generalizantes, que no obstante, encontraron amplia aceptación y fueron recibidos casi como dogmas de fe, por parte de su pandilla intelectual: los enfant terribles de Vuelta.

Sin embargo, más allá de mi fobia personal hacia el ensayista, está mi respeto hacia el intelectual, hacia el hombre liberal. Después de todo yo también encuentro en el liberalismo suficientes elementos para creer en la posibilidad de una sociedad más dinámica, progresista y culta. Así que aun cuando Paz me cae muy mal, defiendo el derecho a que su nombre sea inscrito en letras de oro, en las columnas del Salón de Sesiones de Congreso General, de la Cámara de Diputados.

A diferencia de la bola de zafios que bajo e disfraz de diputados, van a ese reciento a vivir gratuitamente de los recursos públicos, Octavio Paz fue un hombre de convicciones y de gran valía. No es justo que la mezquindad de las bancadas partidistas integrantes de la actual legislatura, se opongan a rendirle homenaje al autor de El laberinto de la soledad, que con todo y lo parido por Dios que se creía el muy imbécil, se merece estar entre los pocos hombres y mujeres ilustres que ha dado este país de globos y bicicletas.

4 comentarios:

Luis dijo...

Liberalismo....algún dia debería hacer una reflexión sobre ese concepto...también se habla de liberalismo económico y creo que tiene poco que ver con ser progresista, o si? No se.

LicCARPILAGO dijo...

Corria el año de 1994, yo cursaba el 2do. año de la universidad.
En la materia de Géneros periodísticos tenía la misión de hacer un artículo de cualquier índole.

Me reuní con mi compañero de equipo en el resturante "Los Azulejos" del Hotel Camino Real en las inmediaciones de Chapultepec.

Entre cafés y hojas de borradores nos poníamos de acuerdo para el artículo a escribir, cuando de pronto tres personas se sentaron a dos mesas de distancia, una de ellas Octavio Paz.

Sin dudarlo, cambiamos de Género Periodístico y pasamos a entrevista.

Junto con mi amigo, entreviste a Octavio Paz durante al menos una hora, nos invitaron a compartir la mesa con ellos y al final nos tomamos una foto con ellos.

Fue un gran Hombre.

obvio incluir que la calificación que obtuvimos fue E (Excelente)

elisa dijo...

A Octavio Paz se le puede considerar como uno de los pocos hombres ilustres de nuestro país. Ha dejado una obra amplia y trascendente.
Apoyo la petición de Luis, deberías publicar un post sobre el liberalismo.
Saludos.

Fanny dijo...

No conozco mucho de Octavio Paz... más sin embargo, es toda una figura, todo un personaje, todo un ser humano... increíble