6 ene. 2009

¿Guerra justa?

Si empleara aquí la definición de guerra justa aportada por la profesora Karma Nabulsi, correría el riesgo de que algún lector informado la descalifique por el origen palestino de Nabulsi, aduciendo subjetividad. Aunque también sospecho que si empleara la definición de Michel Walzer se me tacharía de izquierdista de pose, o scholar aburrido y desinformado acerca del auténtico pulso del mundo.

Así que sólo diré que para mí, como politólogo, la guerra, la confrontación armada, violenta y cruel que plantea como objetivo el sometimiento de una de las partes involucradas, no es justa ni injusta; es sólo un instrumento más del que se vale el Estado para afianzar su poder y defender sus intereses.

Sin embargo, como persona más o menos informada y por tanto más o menos pesimista acerca del curso del mundo y de eso que Isaiah Berlín llamó “el fuste torcido de la humanidad”, debo decir que toda guerra es injusta e infame, porque significa el fracaso de la razón y del diálogo.

La guerra, decía Sun Tzu, es el método de la supervivencia y la extinción; y como método supone ciertas reglas y condiciones para que pueda ser considerada como tal, pues no todos los conflictos, enfrentamientos o batallas son guerras.

Esto viene a cuento porque algunas agencias informativas internacionales consideran que la masacre acometida por Israel en contra de la población palestina de la Franja de Gaza, es una guerra. Pero en el ánimo de clarificar el concepto habría que situarlo en su contexto.

Según el Instituto para Estudios Estratégicos en Londres, el Ejército de Israel es uno de los cinco más poderosos del mundo, cuenta con 6 750 vehículos blindados, mil vehículos y 400 aviones de combate. Sus agencias de inteligencia civil (Mossad) y militar (Shabak), son de las más prestigiadas y eficientes del mundo.

La Autoridad Nacional Palestina, en cambio, no posee un ejército regular y su guardia nacional, que es una suerte de policía civil, ni siquiera cuenta el número suficiente de chalecos antibalas. Los habitantes de Gaza y Cisjordiana han tenido que defenderse de los ataques del ejército israelí con hondas y piedras, mientras que los soldados judíos utilizan lanza granadas, rifles de asalto de alto poder, artillería blindada y apoyo aéreo

Cierto, Hamas cuenta con misiles teledirigidos, pero su potencia y su capacidad de destrucción no se compara con la capacidad de fuego y alcance de las cabezas nucleares llamadas Jericó, en poder del ejército israelí.

Así que, guerra ¿dónde? ¿Debemos llamarle guerra a los ataques furtivos, al bloqueo de la ayuda humanitaria y a la avanzada terrestre que ha dejado como saldo 509 palestinos civiles muertos, contra 5 soldados judíos?

Por supuesto que se puede discutir, asentir o disentir acerca de las razones o sinrazones que hay detrás de este conflicto; podemos dudar acerca de que los militantes de Hamas sean unas inocentes palomitas o que los funcionarios del ministerio de defensa israelí sean unos voraces halcones. Pero lo que no podemos negar es la criminal injusticia y el drama que está sufriendo el pueblo palestino.

Contra eso no hay concepto de guerra justa o injusta que valga como justificación.

3 comentarios:

LicCARPILAGO dijo...

Estupideces sin sentido son las que estan vomitando los voceros de Israel en las conferencias de prensa. Que las sombras de Sodoma y Gomorra caigan sobre los infames.

desde siempre mi solidaridad con el golpeado pueblo palestino.

y que conste que lo digo sin una gota de antisemitismo de mi parte... Pero luego por eso no quieren a los judios.... solitos, solitos lo logran.

ELENY LENFENT dijo...

ES VERDAD, QUE PODEMOS MANIFESTAR QUE NO SEA CIERTO, SÓLO PUEDO EXPRESAR, BUSH ES UN HIJO DE PUTA, BUENO O COMO DIRÍA EL BUEN MARIO BENEDETTI, NO, UN HIJO DE PUTA NO, QUE NO HAY PUTA QUE LO PARIESE, EN FIN EN CUANTO AL CONFLICTO DESDE LA PERSPECTIVA HUMANA NO HAY DISCULPA, LA DESVENTAJA ES EVIDENTE Y RESPECTO A MI POSICIÓN, PUEDO DECIRTE QUE NO TENGO NADA CONTRA LOS JUDIOS, PERO SI TENGO AMIGOS MUSULMANES Y AUNQUE NO ENTIENDO Y CREO QUE NUNCA LO PODRÉ HACER, ES ESA INTOLERANCIA QUE VA DESDE LO RELIGIOSO, CULTURAL, POLITICA HASTA LA ECONÓMICA, PERO EN FIN CON ESO DE QUE SOMOS SERES QUE POR NATURALEZA BUSCAMOS EL PODER, PUESTO QUE ESO NOS DA SOBREVIVENCIA, IGUAL Y POR AHÍ VA EL ASUNTO.

Mara Jiménez dijo...

No estoy de acuerdo en que Bush sea un hijo de puta... es NIETO DE PUTA, porque ya en su casa van en la sgeunda generación, y si no, a la historia me remito. Las razones que dé él, ya son de facto, para mi, indefendibles, pero no olvidemos que la creación del estado israelí, contó la aprobación silenciosa de la extinta Unión Soviética, a cambio de tener Alemania Democrática en las narices de los gringos; entonces, ¿a quien culpar de la repartición de los bienes de otros? Lo que más cala, Victor, es como tu bien dices, lo desigual de los bandos.