3 feb. 2007

Alivio

Es bueno saber que no soy la única persona alrededor del orbe que odia el día de san Valentin. Eso es un alivio, pues estaba a punto de auto declararme un resentidazo sentimental.

Y no, no se trata de ir contra la corriente, sino simplemente de señalar uno de los tantos momentos que el cerdo y asqueroso capitalismo (habrán de dispensar esa expresión tan enardecida, pero estuve escuchando un discurso de Hugo Chávez) ha aprovechado para cosificar y convertir en materia de lucro los aspectos privados de la vida de las personas.

En este preciso momento me da mucha flojera echarme aquí todo el rollo de la pseudo concreción y la cosificación, porque además de que hace mucho frío y el día esta medio pinche, ya no tengo tan frescos en la memoría los argumentos principales que Karel Kosic formuló al respecto en la "Dialectica de lo concreto".

Aprovecho que ya no se me ocurre nada más y que sólo estoy escribiendo por inercia, para agradecer a quienes se toman la molestia de leerme, y todavía más, a quienes se toman el tiempo para dejar un comentario.

Un saludo para todos y buen fin de semana!

2 comentarios:

Srita (aún) Terrazas dijo...

aburrido, malo e inexistente....que mas puedo decir?...saludos desde la comarca lagunera.

MAEL dijo...

Pues usted no esperará que yo, amante amorosa del amor le diga que odio el día de San Valentin,
pero sí creo que este próximo será por mucho uno de los más tristes días del amor de mi vida, ya que he experimentado la desdicha de perderle la pista a algunos buenos amigos con los que he pasado momentos muuuuuuuy agradables.
nimodo, que le vamos a hacer, la vida continua y aún tengo a quien amar. aunque me digo cada día al despertar "aún mi corazon da para más" y espero ásí siga.
saludos Victor.