8 feb. 2007

Por eso quiero ir a Italia

Entre mis dislates intelectuales ha permanecido latente la idea de realizar un doctorado fuera del país. De hecho la mira está puesta en Europa, porque además de que es la cuna de la intelectualidad occidental, no soportaría el pragmátismo de las universidades norteamericanas, con todo y que para parecer izquierdosas pongan en sus programas de doctorado en ciencia política los textos de Chomsky.

Incluso es más entretenido tener que volar seis o siete horas cruzando el charco, que volar tres o cuatro cruzando un mugroso río.

El punto es que con la mira puesta en Europa había pensando en primer lugar en Inglaterra; en parte porque ahí están la London School y la Sheffield University; pero antes que aprender inglés aprendí italiano, y bueno, también pensaba en Florencia o Turín antes de que muriera Bobbio.

Sin embargo a partir de la nota que recién leí en diario, mis ganas de ir a Italia han renacido.

Resulta que las italianas son las mujeres sexualmente más activas en Europa, pues en una encuesta realizada por la Sociedad Europea para la Anticoncepción, el 59 % dijeron tener uno o más encuentros amorosos (es decir, sexo desenfrenado) por semana.

Siendo objetivos la cifra es bastante conservadora, considerando que la gran mayoría de las italianas son como Monica Bellucci y Sofia Loren, que en lo personal considero que son mujeres que despiertan los instintos sexosos hasta del más célibe.

Pero aún así, uno o más encuentros sexuales por semana suena bastante atractivo.

Y ahora que lo sé me arrepiento de no haber continuado mis clases de conversación con Constanza Achinelli, una chica italiana que había venido a México a una estancia de investigación en COLMEX, pero que me cobraba como si fuera escort de lujo por 90 minutos de charla.

Lo bueno es que aprendí la pregunta esencial al respecto: vorresti scopare con me?

No hay comentarios.: