6 feb. 2007

Frío

No es una ironía que los efectos del calentamiento global se reflejen en un días gélidos, grises y bien aburridos; bueno aburridos en cuanto a la imagen del paisaje urbano, completamente sucia a causa del lodo propiciado por las permanentes lluvias del fin de semana.

Hay que reconocer que la temporada invernal llegó con mucho retraso, y de continuar así habrá que apurar a la curia vaticana a cambiar nuevamente el calendario litúrgico, a fin de que la Navidad tenga lugar en el ambiente gélido y acompañado de nieve al que nos acostumbrarón desde que Dionisio Exigius decretó que el nacimiento de Cristo se celebraría cada 25 de diciembre.

En fin, maldito calentamiento global.

Quisiera escribir más, pero en estos días no los ánimos escasean...

4 comentarios:

Violeta dijo...

Cuando hace frío siempre digo que odio el frío sobre el calor ... pero la neta es que cuando hace muuucho calor digo lo contrario, je.

Pero.. me choca el fríoooo

Paola dijo...

Hola.

Tal vez solo se trate del clima que hace por allá (honestamente, espero sea eso), lo que hace que tus "ánimos" no estén como para "regarte en prosa"... Acá hace mucho calor, y aún así mis ánimos tampoco andan inspirados...

Como sea, quería dejarte un saludo muy especial, recordandote que no te olvido...

Un abrazo, cuidate mucho... Y hazle caco a tu "fiel lacayo" de escribir algo teológico... Dale!, te reto mi amigo querido a hacer una "tertulia virtual" con respecto a ese tema... Ya sabes, me encanta!.

Un beso.

Paola dijo...

me equivoqué en una palabra: ES "CASO"!!!!.

Ciao

Midori dijo...

Te entiendo, no quiero salir para nada, definitivamente soy una Paleta Helada... yo prefiero el calor, pero me siento muy bien en clima templado, ni fu ni fa...
Me gusta tu blog muchacho