7 feb. 2007

Confabulación

Para quien está habituado a padecer delirio de persecución crónico, no debería resultar difícil aceptar la existencia de ciertos momentos en los que el mundo deliberadamente confabula en su contra.

Situaciones en las que todo pareciera estar maliciosamente orquestado para hacerle sentir desgraciado y miserable, desde el comienzo del día hasta el anochecer.

Más que difícil es irritante, debido a la naturaleza arquetípica de cursilería pasional implícita en el acontecimiento confabulatorio, cuyo desenlace supone ejercer la capacidad de decisión –por lo demás prerrogativa exclusiva de las personas libres- ante una disyuntiva emocional que habrá de definir el estado de ánimo de los días venideros, entre la pesadumbre y el estoicismo.

Sin embargo, lo verdaderamente detestable no es decidir, sino reconocer que la disyuntiva que apremia la elección ha sido propiciada por una serie de eventos que, ya fuera por mera contingencia o por deliberada conspiración, conformaron el escenario propicio para una escena digna del video clip más ridículo, de la canción más cursi, acerca del desenlace –triste y dramático- de una relación sentimental.

Una tarde fría y lluviosa, un viento gélido soplando ligeramente, la mesa de un café de diseño; en ella, un par de insensatos que se fustigan de forma artera sus errores y desatinos. La discusión sube de tono, pasa del reclamo al reproche.

Las ofensas comienzan a fluir en el lenguaje con adjetivos originales: demandante, agotador, exigente; y con sustantivos de igual ascendencia: inmadurez, lasitud, incomprensión.

Afuera la lluvia comienza a arreciar y las personas buscan apresuradamente dónde guarecerse. El tráfico comienza a incrementar. La luz del día lentamente desaparece ante el crepúsculo.

Dentro la discusión se ha convertido en un soliloquio incriminatorio, fondeado por la música de una canción pop harto sintomática: I think I’ve already lost you… En la mesa vecina una de las ocupantes ha reparado en la situación y mira discretamente.

El monólogo prosigue.

Ahora es una extraña mezcla de recriminación y halago presentada en forma de metáforas bien singulares: el Universo, la masa crítica, la anti materia.

De pronto aparece un adjetivo que de tan original provoca estupefacción en el rostro de su destinatario. Absorbente.

A excepción de los anuncios de pañales, toallas sanitarias o pañuelos desechables, nunca antes había escuchado el uso de esa palabra como un calificativo hacia su persona. Le resulta novedoso, pero irritante.

El monólogo termina y las manos, que habían permanecido entrelazadas, se sueltan. El silencio que impera en la mesa es cubierto por la música de otra canción: When it’s over… All the songs she used to sing/Have gone out the window

Ella se levanta de la mesa, le dirige una última mirada y se da la media vuelta. Abandona el lugar.

La ocupante de la otra mesa mira sorprendida. Afuera la lluvia continua cayendo.

El absorbente, exigente y agotador ocupante de la mesa se retira.

La noche ha caído sobre la ciudad, ahora tan triste y sombría como nunca. El ruido del tráfico se vuelve lejano y el frío se torna inclemente.

Se acomoda el abrigo y la bufanda. Camina lentamente mientras fuma un cigarrillo. Mira hacia ninguna parte, pero siempre con el rostro en alto.

En el escaparate de una tienda de discos mira un gran corazón rosado. “Celebra el mes del amor” es el eslogan de la temporada.

Comienza a sonar una canción llena de sentimentalismo adolescente, se llama Viajar contigo. En la acera de enfrente camina con paso lento una pareja de ancianos. Se abrazan con ternura y se sonríen.

Más adelante otra pareja, más joven, se besa en medio de la lluvia.

Todo es una confabulación en su contra; quieren hacerle creer que la felicidad existe y que el amor es para toda la vida.

Para él la felicidad y el amor son una estafa.

Pero aún le queda ánimo para reírse de si mismo y comienza a cantar: Febrero me gustó pa’ que te vayas, que sea tu cruel adiós mi día de san Valentín…

6 comentarios:

M.S dijo...

Doctor, me solidarizo con usted y me uno a su dolor.

Hasta me siento culpable considerando que yo se la presenté.

En serio amigo Vic, es una lástima, pero ni modo.

Ánimo!
Mauro

Artemisa dijo...

Gracias por la visita al Blog. Te dejo aquí copia de mi respuesta al comentario que me dejaste el día de hoy sobre Ana Rosa Payán.
__________

Don Vitochas,

Gracias por el comentario, creo que entonces no me explico bien, desde el título del post "La ambición ante todo" precisamente lo que critico es esa movilidad de personas de partido a partido, cómo ésto los va mermando como instituciones políticas y traté de hacer un cuestionamiento en este sentido, tanto a Ana Rosa Payán como al PRD.

Parece que no fui clara, lo siento. En ningún momento estoy aplaudiendo estas prácticas "comerciales" de la política, todo lo contrario.

En cuanto a bibliografía, puedes sugerirme la que gustes, leer y estudiar para mi es un placer. En todo caso y como este Blog es leído por personas con formación política y económica, pero también por quienes simplemente lo hacen por gusto o por un extra de información, he dejado de lado los rollos académicos en el mismo. Cuando recién empecé, siempre pensaba que para hablar del PRI, por ejemplo, tendría que hacer toda una explicación histórica de ese partido, del corporativismo, del sistema político y las reformas electorales; para hablar de hegemonía tendría que citar ampliamente y recomendar la lectura de Antonio Gramsci... Esta ha sido mi eterna pelea con el Blog, porque el espacio es reducido, porque trato de hacerlo más ameno y menos académico porque si no la gente no lee, aunque en ocasiones estoy consciente de que quedan cosas "a medias" y que esto también puede llevar a bajar el nivel del debate... pero ¿hay debates serios en los Blogs? únicamente conozco un par de ellos que cumplen con esta condición, los demás no. En fin, todo ello me ha llevado a simplemente recomendar algún artículo periodístico o nota de La Jornada, El Universal, Reporte Índigo, Milenio, etc.

Muchas gracias por la visita.

MAEL dijo...

Caray Victor, creo que ahora si ando que ni el sol calienta, tiene razón me falta tiempo, me falta inspiración, mi ánimo anda por los suelos y no presisamente por el mes del amor, debe ser la luna o el sol que no aparece o mis hormonas sufriendo los estragos de la próxima menopausia oque se yo, tal vez solo ando un poco lunatica.
y tal vez por ese estado de ánimo por el que paso es que me acuden a la mente cosas como las siguiente.
El amor entre parejas con una relación establecida no es otra cosa que la buena voluntad de vivir en paz, la pasion se extinge, el romanticismo se debilita, los sueños se olvidan llega un momento en que para decir, "eres el amor de mi vida" nos basamos en el grado de satisfacion y felicidad que disfruta nuestra pareja, si este es alto el nuestro lo será.
no el enamoramiento no dura para siempre y la felicidad existe solo si uno sabe ser feliz, aceptarse y valorarse con defectos y virtudes. una persona feliz puede reflejar su felicidad, esta se multiplica como en un caleidoscopio y se refleja, se refleja, se refleja...
pd. parece que hoy no escribí cursilerías...oh Dios mio oh, creo que estoy perdiendo mi esencia. creo que voy a empezar a creer que la culpa de todo la tiene ese maldito calentamiento global que usted tanto menciona. oiga quien es? a ver si un día me lo presenta... ríe? no se crea tampoco etoy tan ignorante
saludos y abrazos amistosos.
bye

Magaly dijo...

mmmmm.... sin palabras.
Mi estimado: ¿te quieres unir al clu'? realmente sirve de apoyo saber que no eres el único que pasa por las misma situación...

Paola Andrea Estrada dijo...

Hace dìas que no venía por éste blog, por simples cuestiones de tiempo, más no de ganas... Pero me encuentro con varias sorpresas; unas agradadbles y otras no tanto.

Me gusta la idea de que te vayas a Italia, y si las "sexosas" italianas son un mejor motivo que el postgrado, pues dale!!!...

Por otro lado, me sorprende tu intento por escribir algo "teológico", lástima que te riges por "la "Santa" (no le veo lo santo por ningún lado), "madre" (mal criadora con sus hijitos y condenadora con quienes no lo somos), "iglesia" (Apartados de?... el pecado?) "católica" (ni tan universal al fin y al cabo, muy pocos participamos activamente de ella)"; Disculpa el sarcasmo, y si ofendo con lo que escribo a mis amigos católicos, pero si te arriesgas a usar términos como "teología" en tu escrito, sería mejor que hablaras del "Teo"... Ojalá salgas con algo mejor para la próxima, a ver si de veras se crea una polémica, un debate, y por que no, alguna reflexión interesante...

Y para terminar, ya "quitandome los guantes", siento mucho lo que pasó con tu novia... Me "uno a tu dolor" -como los amigos lo hacen, y si es que de verdad te duele-...

Ánimo... De todos modos se iba a acabar en tres años (máximo)...

Un saludo.

Paola

Paola dijo...

Creo que fuí un poco severa en el comentario anterior...

Si te molestó, pido disculpas de corazón.

Paola