8 ene. 2013

Los temperamentos tropicales



Si es cierto que el carácter del alma y las pasiones del corazón presentan diferencias en los diversos climas...
Montesquieu




La idea de que el hombre es reflejo del medioambiente en el que vive ha estado presente en la valija de inquietudes intelectuales de filósofos y tratadistas clásicos, renacentistas, decimonónicos y contemporáneos. Por tal razón, lo que escribiré a continuación no es una sandez producto de mi insana costumbre de andar agitando el avispero, sino una humilde contribución a los esfuerzos iniciados por griegos y latinos y continuada posteriormente por todos los demás, en torno a la investigación de cómo el clima influye en el carácter moral de los pueblos y en el ethos de sus habitantes.


Sólo que en esta ocasión yo quisiera concentrarme en los temperamentos propios de las regiones próximas al Ecuador, donde la tupida vegetación, la humedad y el calor han propiciado que los climatólogos las cataloguen como regiones tórridas… tal vez inspirados por la observación del carácter de los oriundos de esas tierras.


Con mayor particularidad, para que después no se diga que generalizo sobremanera, quisiera referirme a los temperamentos tropicales sudamericanos, y lo hago no desde una posición meramente especulativa, sino impulsado por la experiencia o, más bien, motivado por la genuina curiosidad científica que siempre se desprende de la observación empírica.


Cuando Montesquieu y Buffon dilucidaban en torno a la influencia del clima en la temperie de cada región, se referían a la influjo que ejercían sobre ésta la mayor o menor latitud, la elevación o depresión de las tierras, su proximidad o alejamiento de las costas, así como otros factores que, conjugados, influían en el modo de vida y el temperamento de los hombres originarios de esas regiones, tal como concluía un contemporáneo suyo, Juan Francisco Masdeu, cuando afirmaba que el clima daba a los hombres “una u otra composición de humores” [Masdeu, J.F., Historia crítica de España en Luis Urteaga La teoría de los climas y los orígenes del ambientalismo].


Así pues, los temperamentos tropicales debido a la conjugación de los factores presentes en las regiones geográficas en las que se desarrollan, son excesivamente susceptibles a las emociones más viscerales del ama. De ahí que sean muy impulsivos y poco racionales, como lo observaba Montesquieu refiriéndose a las mujeres de los climas cálidos, que son quizá el estereotipo más emblemático de ese tipo de temperamentos, cuando afirmaba que “en ellas no acompaña la razón a la hermosura; cuando ésta se impondría la rechaza aquella; cuando su imperio sería más razonable, ya su encanto ha desaparecido” [Montesquieu, Del espíritu de las leyes, libro XVI, Capítulo Primero]. De ahí que la razón, la posibilidad de desarrollar temperamentos racionales en las selvas amazónicas o en las montañas andinas es demasiado remota, pues a los oriundos de esas regiones la razón no puede darles lo que tampoco les dio la belleza.


Quizá por esta dificultad para el raciocinio y por defecto de su presteza a la impulsividad, los temperamentos tropicales sean ingenuos, rijosos, entregados, ilusos, arrojados y crédulos. De ahí que tomen decisiones tan pedestres en relación con la comunicación y la memoria, pues carecen de la conciencia respecto a la imposibilidad de olvidar y la dificultad de no recordar. Tal vez también por eso su lirismo sea tan vigoroso y tan vivamente expresado en sus géneros musicales regionales, como el vallenato, el tango, la guaranaia y demás ritmos vibrantes y costumbristas, así como en sus composiciones poéticas que tienen en la obra de Ignacio Anzoategui, Oliverio Girondo y este señor con apellido de pizzería (Benedetti, creo) su representación más nítida.  


Y aunque en estos tiempos campeantes de relativismo cultural los temperamentos tropicales se insertan con discreción en el collage de caracteres y conductas propiciado por la globalización, esta pequeña, humilde, sencilla y casi anónima contribución a la teoría del clima en relación con los temperamentos tiene la finalidad de servir como guía preventiva para aquellos espíritus nobles, tolerantes y siempre dispuestos a interactuar con la diversidad cultural, a fin de que su relación con tales temperamentos no les produzca incómodos momentos de desasosiego, confusión y dudas.

Hay en éstas últimas palabras una cierta dosis de experiencia personal. Al respecto no puedo más que parafrasear al filósofo de Guanajuato: nada me han enseñado los años, siempre caigo en los mismos errores.

P.S.2: No more fans interaction.  Qui habet aures audiendi, audiat.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Dr., me tiene muy abandonado en cuanto a las noticias de sus dramas personales. Pero aun así, no se necesita ser adivino para concluir dos cosas después de leer este texto: la primera es que no entiende que a las fans no se les da juego; y la segunda es que otra vez lo van a hundir con los comentarios porque prácticamente les está diciendo tardados a todos los sudacas.Ya déjelos en paz y no sea rencoroso con ellos (o ellas).

Cuídese Dr. Ya a ver si en restos días nos tomamos un café y me cuenta de sus diplomados, que se ven interesantes.

Le mando un fuerte abrazo y si se pone fea la cosa con este post ya sabe que le entro al quite.

MS

Víctor Zúñiga dijo...

Écheme a todos los sudacas doctor, formados o en bola. Pa todos hay. Que no se diga que en estos lares no sabemos cantar sones.

Y usted es el que ya ni llamadas, ni correos, ni nada. Con eso de que ya es parte del olimpo de la Facultad ya no se acuerda de los humildes y pragmático mortales.

Pero ya cuando yo vuelva ser parte de la intelectualidad a ver si me vuelve a hablar.

Me da gusto saber que aun me lee. Nos llamamos en sería días.

Abrazo!

VZ

Anónimo dijo...

eres un idiota...
sabes, nunca entendí esta parte, tal vez es tu suerte, siempre que te esfuerzas para que te odien resulta lo contrario... yo misma no se porque sigo leyendo tus estupideces... solo te digo una cosa víctor, todo lo que se hace se paga en esta vida o en la otra.... deberias de pensar en eso antes de escribir estas pseudoteorias que no nos insultan pero si dejan ver lo imbécil que siempre has sido.

ya dejanos en paz, superalo y madura... que ganas con decir todas estas cosas... siempre te has creido muy inteligente no? pues demuestralo... y que lastima que uses lo que sabes de una forma tan boba... talvez en algun momento te funcionó pero pobre de la tonta que aun te lo crea

en fin cuidate... la vida te juzgara

Anónimo dijo...

Ahhh "jijuemadres"... Hola Vic!... Oye, hace días no venía por éstos lares de tu blog, y hoy, por mera curiosidad, paré en ésta entrada y no he parado de reir!.

Primero quisiera saludar al dr. MS, que ha sido un verdadero "Celestino virtual" en todos los rollos "sudamericanos" del dr. Zúñiga, el cual parece estar empeñado en la idea de hacer valer su teoría con nosotras, las "sudamericanas"... En especial con las Colombianas (A menos que la señora que se desquitó casi a madrazos en el comentario anterior, sea peruana ó ecuatoriana... ó peor aún venezolana)... Ya lo saludé dr. ahora al grano!.

Víctor, "la sacaste del estadio" con ésta entrada!... Hiciste del clima una verdadera teoría!, y tienes razón en eso de que solemos ser "viscerales" y "poco racionales"... Tal vez sea esa la razón por la que contesto esto, por la que me siento aludida...

Pero no me ofendo como la "víctima" anterior... Jajaja!, perdón, así me estoy sintiendo!! Como una "Víctima" de tus experimentos... Eso soy y eso fuí!, una "conejilla"... pero no de "Playboy" sino de "INDIAS"... Jajaja...

Ya entiendo, usas tus palabras para seducir a mujeres "sudamericanas" para demostrar tus teorías... Y bobas como la que escribió lo anterior y como yo... (Y tal vez como otras) caen en tus redes...

Ay no Víc!, que risa me da!... Pero , créeme, no me molesta seguir hablando contigo, ni siendo parte de éste experimento, de hecho me ayudas a concluir que todo depende del clima, en tu caso, debido a la contaminación que sueles respirar a diario, el CO2 que ya tienes en los pulmones, no caes en la cuenta de que es más "tropical" México que Argentina!, y que la belleza no solo es física, y que posiblemente la razón de los oriundos del Amazonas y descendientes de los INCAS, sea igual ó mejor a los descendientes MAYAS, los cuales ya se equivocaron con lo del calendario del 21/12/12...

Gracias por hacerme reir un buen rato... Escribeme mañana al "guasap" y no te pierdas.

Saludos,

Paola, la conejilla de indias sudamericana, irracional, visceral y demás adjetivos heredados del clima tropical de las cercanías con Ecuador... Jajaa