28 mar. 2007

Nasrudin

Nasrudin es un personaje hasta cierto punto famoso en la tradición del sufismo, es decir, aquella rama del Islam que los estudiosos de las ciencias de la religión han identificado como la parte esóterica de la religión de Mahoma.

En un paralelismo un tanto arriesgado dado el antagonismo que supone, se podría decir que los cuentos sufistas son muy similares a los cuentos jasídicos judios; sólo que a diferencia de éstos, en aquellos los personajes principales son hasta cierto punto irónicos y sarcásticos.

En esta ocasión quisiera compartir con quienes me leen un cuento de Nasrudin, en el que el anti héroe islámico se burla del extraño hábito que tenemos algunos seres humanos, consistente en complicarnos la vida.


El huevo y la complejidad

Cierta mañana, Nasrudin envolvió un huevo en un pañuelo, se fue al centro de la plaza de su ciudad y llamó a los que pasaban por allí:

- ¡Hoy tendremos un importante concurso!, dijo. ¡Quien descubra lo que está envuelto en este pañuelo recibirá de regalo el huevo que está dentro!.

Las personas se miraron, intrigadas. Nasrudin insistió:

- Lo que está en este pañuelo tiene un centro que es amarillo como una yema, rodeado de un líquido del color de la clara, que a su vez está contenido dentro de una cáscara que se rompe fácilmente. Es un símbolo de fertilidad y nos recuerda a los pájaros que vuelan hacia sus nidos. Entonces, ¿quién puede decirme lo que está escondido?

Todos los habitantes pensaban que Nasrudin tenía en sus manos un huevo, pero la respuesta era tan obvia que nadie quiso pasar vergüenza delante de los otros. ¿Y si no fuese un huevo, sino algo muy importante, producto de la fértil imaginación mística de los sufís? Un centro amarillo podía significar algo del sol, el líquido a su alrededor tal vez fuese algún preparado de alquimia. No, no, aquel loco estaba queriendo que alguien hiciera el ridículo.

Nasrudin preguntó dos veces más y nadie se arriesgó a decir algo impropio. Entonces, abrió el pañuelo y mostró a todos el huevo.

- Todos vosotros sabíais la respuesta- afirmó- y nadie osó traducirla en palabras. Así es la vida de aquellos que no tienen el valor de arriesgarse: las soluciones nos son dadas generosamente, pero estas personas siempre buscan explicaciones más complicadas, y terminan no haciendo nada. Sólo una cosa convierte en imposible un sueño: el miedo a fracasar.

6 comentarios:

Magaly dijo...

Hola!!!!

pues como vez yo aca saludando. En efecto mi estimado, tienes razón, ya tenemos mucho sin hablar, ralmente he estado algo ocupadilla haciendo un montón de cosas que no tenía planeado hacer... Alguna vez te comenté que me dejo llevar por el camino? Bueno... estoy siguiendolo... Espero despues poder contarte de que se trata... Yo tambien te extraño mucho, estraño que nos llevemos ambos, mutuamente la contraria, y nuestras discusiones tan acaloradas acerca de muchas cosas que igual, como tu dices: son sin sentido.

Espero encontrarte pronto. Saludos. Besitos (aunque no sean tan decentes como los tuyos jajajaja)

Magaly dijo...

Oye una cosita más: dame chance de leerte, no publiques tanto!!!!
Siento que eres como los ratones que hacen fiesta cuando el gato no se encuentra!!!!
Besitos nuevamente!!!! Sale bye.

Yo miento!!!! dijo...

Hola!!!... que lindo el cuento y que lógico a la vez... tantas veces uno se deja llevar por el miedo al rídiculo y decide no hacer nada, que tontera... si la vida es tan fácil, todas las respuestas están ahí al alcance de la mano y no hacemos nada...

saluditos

Yo miento!!!! dijo...

Respecto a lo que escribí en mi blog es referente a "El Principito" de Antoine de Saint-Exupéry... :)
Lo has leído?

MaGycA dijo...

no es una terapia, no es exponer nada a nadie, es un trozo de algo, lo que de verdad es para uno eso no se cuenta. No pretendo ser una cura de nada ni de nadie.

casiopea dijo...

que gran historia...
que lección: dejémonos llevar por la valentía...

gracias