26 oct. 2007

Un comentario escatológico II

Y sigo con la segunda parte de este autoreciclaje:

Un comentario escatológico II

No obstante el azoro y hasta indignación que me había producido ver tanta comodidad en un baño, mi sorpresa fue aún mayor cuando entré al pequeño cubículo donde se encontraba el inodoro (que más bien debería llamarse apestosoro), flanqueado por dos paredes de formaica negra de tal manera lustradas, que con la iluminación de las pequeñas lámparas de alógeno clavadas en el techo, permitían mirar el reflejo del cuerpo completo.

Pero no eso fue lo sorprendente, sino el hecho de que, al cerrar la puerta, la cara interior de ésta era de un aluminio que más bien parecía espejo. Y ahí empezó realmente el meollo de mi reflexión, pues hasta antes de ése momento habría jurado conocerme a la perfección en cada uno de mis gestos y movimientos corporales. Pero no. Estaba totalmente equivocado.

Ignoraba mi propia miseria, mi propia expresión de angustia y mi mirada visceral, en el sentido más literal del término debido al extraño hecho de no haberme mirado nunca en un espejo mientras hacía esfuerzos extenuantes por defecar.

Fue una especie de redescubrimiento de mi mismo.

Mientras evacuaba presencié una lucha interna entre mi ying, fatuo y pretensioso, apostado en mi red neuronal, que hasta ése momento se ufanaba de tanta intelectualidad, y mi yang ignominioso y rústico que batallaba por no desprenderse de mis órganos digestivos con su propia fuerza expulsiva.

Si Kundera dijo en alguna de sus novelas que el acto de orinar en la tierra era una especie de rito mediante el que se prometía que algún día volveríamos a ella, puesto que de ella habíamos salido, yo digo que el acto de defecar es el ensayo cotidiano del fallecimiento y el acontecimiento más democrático que pueda acaecer entre los hombres, pues nunca son tan iguales y ni sufren las mismas angustias, estertores y congojas, que cuando están deyectando una parte de su propio ser o que, cuando menos, estuvo alojada en sus adentros.

De hecho, esos residuos de los que vergonzosamente nos despojamos en la intimidad del baño, contienen la respuesta a la verdadera esencia del Ser por la que tanto se han esforzado en su búsqueda los filósofos, sean de oriente u occidente.

La verdadera esencia del Ser es tan inmunda como esos trozos comprimidos de forma cilíndrica, tibios y pastosos, de desechos malolientes que salen por la parte más indigna del cuerpo, tan indigna que frente al tamaño de la boca o de las fosas oculares, es un pequeño esfínter que se halla oculto a nuestra propia mirada.

De modo que si Hegel o Confucio hubiesen tenido la oportunidad de mirar sus propios gestos en un espejo, mientras pujaban laboriosamente para expulsar sus excrementos –ya fuese en un retrete o de “aguilita”, es posible que se hubiesen ahorrado tanta mamufada metafísica acerca del Espíritu Absoluto o la armonía de los elementos naturales.

La verdadera investigación filosófica descansa en la revelación escatológica que sobreviene mientras está uno sentado en la taza, con los calzones en los tobillos, luchando prodigiosamente contra sus propios adentros en un esfuerzo agónico.

Y si esto es así, entonces el quehacer filosófico puede emanciparse de las aulas universitarias para volverse humanamente universal, pues todos, en la angustiosa hora de cagar, podemos especular acerca de las verdades últimas que subyacen en las apariencias de las cosas. Aunque la revelación o argumentación a la que nos conduzca la especulación escatológica pueda resultar decepcionante como, por ejemplo, descubrir que la verdadera esencia que subyace dentro del cuerpo de Britney Spears es tan desagradable cuando la vemos flotar en el agua del excusado (que más bien es inculpado), como aquella del Presidente de la Nación más poderosa del mundo (que para colmo también es gringo e idiota) o aquella otra del más reciente Nobel de literatura (cuyas traducciones de su obra al español son malísimas).

No hay nada más revelador -ni siquiera los libros de Cioran, que ya es decir- que mirarse a uno mismo en la máxima expresión de su miseria existencial, sentado en un retrete, semidesnudo y haciendo gestos faciales que expresan simultáneamente desazón, angustia y un sentimiento de abandono momentáneo de la vida.

Posiblemente esta escena haya sido la causal inspiradora del das sein heiddegeriano, del estar ahí, como un ente arrojado en el espacio, o más bien, sentado en un objeto producto de la reificación del pensamiento, simplemente siendo.

Aunque es preciso enfatizar que cuando se está defecando no solamente está uno siendo, sino también y principalmente pensando, espe-culando, reflexionando.

Pero lo más importante es que la conclusión de esa reflexión filosófica -que sobreviene en el instante previo a jalar de la cadena del depósito de agua- es siempre la misma, a saber: que la verdad es inmunda, la existencia apesta y la vida es una mierda.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El 7/10/2007, a las 19:30:51, anonimos dijo:
Beso en el estomago; Estoy lista.
-Beso en la frente; Espero q estemos juntos para siempre.
-Beso en la cabeza; Eres mi todo.
-Beso en el cachete; Me gustas.
-Beso en la mano; Yo te adoro.
-Beso en el cuello; somos uno para el otro.
-Beso en el hombro; quiero tenerte.
-Beso en los labios; Me gustas en verdad.

*gestos*

-una nalgada; Eso es mío.
-Agarrate fuerte; No te quiero soltar.
-Mirándose en los ojos; Te amo
-Jugar con el pelo; Dime que me amas.
-Brazos alrededor de la Cintura; te amo demasiado para dejarte ir.
-Reír mientras se besan; estoy completamente confiado en ti.

*Consejo*

No pidas un beso, róbatelo.......
Si estabas pensando en alguien mientras leías esto,
estas completamente enamorado(a).

*Requisitos*

leelo y no rompas la cadena!!
sino, vas a tener malas relaciones por un año.
si te *gusta*amas*O extrañas* a alguien
y no puedes sacártelo de tu mente
no rompas la cadena
pasalo a 15 fotologs
de lo contrario tendras mala suerte en el amor por un año

VITOCHAS dijo...

Quiero pensar que el mensaje anterior, posteado por un anónimo, se trata en realidad de una broma macabra, y que como tal la tolero.

En caso contrario tendría que escribir un malsonante "no me jodan", enviándome esa clase de payasadas.

En lo personal me tiene sin cuidado si se rompe la mugre cadena de frivolidades. Y no es este el lugar, ni la ocasión; ni tampoco es de mi agrado comentarlo, pero francamente mi vida privada (la que tiene relación con el sexo) es buena, y dudo que pueda cambiar sólo porque no reenvío una cadena que pareciera haber sido escrita por un émulo mal hecho de Winnie Pooh.

Así que sencillamente no me chinguen posteando ese tipo de spam en este blog que no le hace daño a nadie que no quiera dañar sus neuronas por voluntad propia, leyendo las sandeces que aquí aparecen periódicamente.

Además, con base en qué tipo de estudios u observaciones se pueden hacer ese tipo de aseveraciones. Esto es tan absurdo como la elaboración de perfiles psicológicos que hacen los psicólogos a partir de la interpretación de un dibujo, o del humor con el que despertaron por la mañana.

En fin, ya después escribiré un post acerca de esto.

Un saludo para el bromista que puso semejante sandez por acá.

Jajaja! ya me reí. Su propósito ha sido cumplido

Víctor

im the lizard queen dijo...

MM SOLO PASE A REGRESATE TU COMMENT..MM SI USUALMENTE ME GUSTA LA COMEDIA ESPAÑOLA ..MMMM YA VISTE NADA EN LA NEVERA? T LA RECOMIENDO BYES MM Y NO SEAS UN EXTRAÑO

m.s dijo...

Estimado Doctor (House) ahora sí se puso como fierecilla con esa cadena que le pusieron a modo de comentario.

No sea exagerado y coopere. Qué tal que es verdad y Yara lo deja sin más ni más.

Respecto al texto, ya lo había comentado en el "otro lugar" en el que lo había puesto. Pero volví a reir ahora que lo leí de nuevo.

Cuídese doctor, y abríguese bien.

Mauro

YiYa dijo...

hola!! solo pase a saludar pero creoqueno era el mejor post jejeje-
espero que estes bien
saludos

Anónimo dijo...

http://markonzo.edu parchments whimsical gerber knives minimize adjustable beds plannovember canarsie gerber knives bertetti infrared heaters concisely milford air purifiers hoursmobile musing dishnetwork metros karasa allegiant air nonpublic refected infrared sauna broadcasts pressure washers octagons classifier