1 dic. 2008

Obama, Hillary y el límite de la esperanza

Para quienes veían en Barack Obama al Ungido que impulsaría la construcción de un nuevo orden mundial, donde la paz, la estabilidad, la justicia y la felicidad dejarían de ser quimeras para convertirse en aspectos perceptibles de la vida cotidiana, el nombramiento de Hillary Clinton al frente de la Secretaria de Estado seguramente no les cayó nada bien.
Aunque política y económicamente es comprensible el nombramiento de la Senadora por Nueva York, sobre todo al interior de los Estados Unidos, existe cierta dosis de desencanto para el resto del mundo. Sobre todo para quienes pensaron con cierta ingenuidad que el triunfo electoral de Obama significaba el fin de la política imperialista desplegada por los norteamericanos prácticamente desde que asumieron su independencia.
En política lo que verdaderamente cuenta son los arreglos y las negociaciones que permitan conducir los asuntos públicos con cierto margen de maniobra y estabilidad.
Considerando que buena parte del electorado y de la clase política norteamericana no es del todo liberal y más bien demasiado pragmática, se entiende que el nombramiento de Clinton en la cartera más importante del gabinete presidencial fue una concesión para aquellos sectores que verdaderamente pesan en la configuración de la gobernabilidad de los Estados Unidos. Se envío así un mensaje de tranquilidad tanto para los mercados como para los grupos políticos cuyos intereses dependen directamente de las gestiones de la Secretaría de Estado.
Así que quienes echaron las campanas al vuelo con la victoria de Obama, este es un buen momento para que rectifiquen en sus apreciaciones y no queden como unos ingenuos optimistas.
En fin, quisiera escribir más, pero el tiempo se ha vuelto escaso.
Un saludo para quienes aun me leen.

1 comentario:

LicCARPILAGO dijo...

mmmm, recuerde aquello de "la pareja presidencial".

William Clinton tuvo un gobierno mucho mas abierto que su antecesor y su predecesor, mientras Hilary aprendía.

Ahora es su turno, y creo de verdad que la escuela de Bill se hara presente nuevamente, el moreno lo sabe y lo va a aprovechar.

realmente creo que habra una apertura generalizada con Obama a la cabeza y Hilary como segunda al mando o por lo menos un muy interesante balance.