8 ene. 2007

De regreso a la vida cotidiana

Para quienes trabajamos ayer acabaron las vagaciones y el maratón Lupe-Reyes ; de modo que hoy es el primer día laboral del año para millones de personas entre las que me cuento yo.

Muchos no quisieramos que este día estuviera marcado por una profunda pereza, precisamente por tratarse del primer día en el que podemos poner en práctica todos aquellos propósitos que nos fijamos la madrugada del 1 de Enero. Sin embargo la inercia de cuando menos dos semanas de despertarnos tarde y acostarnos temprano (las cinco de la mañana es una hora muy temprana) pesa sobre nuestros cuerpos. Y si a eso le agregamos el tremendo tráfico que ayer domigno hubo en las carreteras, la tensión y el cansancio para quienes tuvimos que manejar, seguramente se podrá entender que el día de hoy resulte imposible evitar la fatiga.

Poco nos iremos habituando a la rutina laboral y hasta le tomaremos nuevamente cariño, mientras tanto habrá que luchar contra la flojeritis aguda que aqueja a nuestro organismo, brindándole una Coca Cola bien fría, o un café expreso doble.

En tanto yo me voy a leer unos ensayos que tengo pendientes por calificar. Ya habrá tiempo para escribir aquí cualquier debraye, aunque ello desentone con el estilo pomadoso que muchas de las personas que escriben en blogger suelen ponerle a sus escritos.

Un saludo

1 comentario:

MAEL dijo...

Hola Victor!
pues sí, ya es hora de empezar a trabajar.
El trabajo es muy bueno mantiene la mente ocupada y nos aleja de los malos y tristes pensamientos, así que a disfrutarlo!!!
y que me cuenta a mi de la flojera de levantarme a la 5:00 A.M. el primer día lo superé pero hoy fué un desastre 6:00 A.M. ya es muy tarde para mis multiples ocupaciones, corriendo y con ayuda lo supere, pero bueno mañana será otro día; espero que no le pasen muchas contrariedades mientras se estabiliza.
un gran saludo.
hasta pronto.