23 abr. 2008

Conspiración

Si ya lo decían los que saben de teorías de conspiración y complots, que todo el pintoresco desmadrito montado alrededor de la propuesta de reforma a Petróleos Mexicanos, presentada por el Presidente Constitucional, Felipe Calderón, y denostada, repudiada y saboteada por el Presidente Legítimo Andrés Manuel Adolfo Benito López Obrador Hitler Mussolini, era un distractor para que la political rule aseste otro golpe a nuestras libertades básicas e invada nuestros respectivos espacios privados, en los que si queremos, podemos utilizar el momento de ir al baño para leer los textos de Monsivais y las otras momias vivientes, como un acto de humillación a su dizque exquisitez literaria.


No contentos con haber excluido a los fumadores de los espacios de convivencia, obligándolos a salir a fumar a las banquetas como si fuesen gitanos, judíos o apestados; ahora nuestros dizque legisladores pretenden cometer una atrocidad contra la libertad de elección que aún conservamos todos los mexicanos y contra el orgullo nacional.


Resulta que esos engendros del demonio con fuero, quieren despojarnos del digno segundo lugar que ocupamos a nivel mundial en la ingesta de refrescos (150 litros al año), apenas después de los Estados Unidos.




El argumento, si es que se le puede llamar argumento a esa retórica del resentimiento, es que se pretende reducir el índice de enfermedades como la obesidad, la desnutrición y la diabetes.


O sea, ¿por qué en lugar de joder los momentos Coca Cola de la vida, atentar contra la unidad familiar (porque hay que reconocerlo, siempre a la hora de la comida la mayoría bebemos Coca Cola) y contra la salud mental de nuestra promisoria juventud rebelde (porque no sigue a los demás), nuestros diputadetes no legislan para incrementar los salarios por arriba del tope de la inflación?


Si hicieran eso, entonces la gran mayoría de mexicanos tendríamos el dinero suficiente para comprar agua purificada, tisanas traídas de la India o productos orgánicos, en lugar de comprar quesadillas, tomar Barrilitos de ponche de frutas, comer tacos al pastor (alemán) y sopas Maruchan.


Pero no, voraces como son, quieren hacernos la vida miserable y allanar la libertad que tenemos para enfermar y morir de la forma que más nos plazca.


Y por si eso fuera poco, ¡pretenden quitar la publicidad de los refrescos de la barra de programación juvenil! ¿Es que acaso no les dice nada el anuncio de ActII? Es que sin ActII y sin refresco, sencillamente ¡no hay tele! Además, esos comerciales de Coca Cola, la neta están bien llegadores.


La jacobina diputada perredista Guadalupe Flores Salazar dice que “gastamos más dinero en la compra de refresco que en la de tortillas y frijoles, y es en el hogar donde se inicia el consumo de refresco, sustituyendo con esto también la ingesta de agua”. Claro que sí, pero eso lo hacemos los mexicanos promedio, los que no recibimos una dieta mensual de 70 o 80 mil pesos (7 u 8 mil dólares), suficientes para ir a comer a restaurantes de alta cocina.


Si en los años setenta los insensibles socialistas universitarios veían en el estallido de una huelguita apestosienta una condición objetiva para el inicio de la revolución socialista, la verdad es que se equivocaron.


En cambio, si los diputados se meten con nuestro derecho a tomar refresco e idiotizar nuestra mente con los contenidos de las televisoras duopólicas, entonces sí que estarán propiciando las condiciones objetivas para la revolución de las calorías.


Así que gordos sedentarios, fumadores excluidos y consumidores compulsivos de refrescos de México ¡Uníos!


Hasta la victoria siempre… (aunque en lo personal prefiero la Corona)

4 comentarios:

* R e N a * dijo...

jaja pues soy una del montón que ama la coca cola, pero la light, la normal me parece muy dulce y pues respecto a tu comentario sí estoy de acuerdo, yo quiero mucho México pero no hay peor ciego que el que no quiere ver y el que ve todo perfecto en este país es porque de plano no conoce otro...

por cierto, tmb estuve en el aeropuerto de Atlanta, bonita ciudad :)

Saludos!

Erzherzog dijo...

Estoy de acuerdo que hay cosas más importantes en las cuales legislar en el país, yo tomo refresco y desafortunadamente soy adicto al cigarrillo pero no estoy del todo en desacuerdo contra estas leyes.

En el caso de la Ley antitabaco estoy de acuerdo que no puedas fumar en restaurantes o cafes en donde no toda las personas que se encuentran ahi fuman, pero si se la bañaron con prohibirla en los antros.

Trabajo en el ramo de la slud y es verdaderamente lamentable el numero de diabeticos que existe en el país, estamos dentro de los 5 primeros lugares mundiales en obesidad.

Sabes cuanto le cuesta al estado tener en tratamiento a todos estos diabeticos, entre medicamentos dialisis y demas? además que son enfermedades progresivo-degenerativas, osea que por lo que les resta de vida a los individuos tienen que estar en tratamiento, son millones de pesos.

En fin, yo seguire fumando y bebiendo coca-cola con torres o terry pa q no haga tanto daño, jaja

Luis dijo...

Este tipo de cosas es empezar la casa por la ventana. Es como curar un grano cuando tienes un cáncer: lo que pasa es que el grano se ve y el cáncer te mata silenciosamente.

LicCARPILAGO dijo...

hasta la victoria siempre.

belica y beligerante forma de rematar un interesante post. Pero si, hasta la victoria siempre.

me parece que lo que acontece es lo mas normal en la ultraderecha. Recuerdo a Cluothier alias Maquío el malogrado en los finales de los 80´s diciendo en su populosa glosa que eliminaría el cigarro de los lugares publicos y ademas prohibiria las corridas de toros.

a 20 años de distancia la ciclica historia vuelve corregida y aumentada... Mientras un gobierno estaba en el poder, el "otro legitimo" andaba armando borlote mientras en las camaras se legislaba la cadena de privatizaciones que como fichas de dominó se fueron dando en las empresas estatales empezando por Telmex.

Que retecochinacasualidad que se este dando la misma fórmula. Y que esa misma formula sea ahora aplicada a la punta del iceberg que es PEMEX. Ojala el peje lo vea a tiempo antes de que le pasen su quesadilla de chicharron.

Empece con ultra derecha... y concluyo con ultra millonarios.

Que bonito!!!

PD: quisiera comprar boletos para ir a ver a las vedettes que estan en la Cámara de diputados por corta temporada.

PD2: no tomo Coca-cola (bueno si pero no en las comidas caseras, solo con las chatarras.